Incorrección política

Me dirijo a aquel peregrino, a partir de ahora, compañero o amigo, que ha dejado a un lado sus alforjas para dejarse caer casualmente (o no tan casualmente) por estos lares. Me dirijo, en primer lugar, para agradecerle su curiosidad y desearle suerte en su camino, sea éste cual fuere. No obstante, también le pido que, si considera que este pequeño rincón merece la pena, me ayude a cuidarlo y conservarlo como creo que se merece para que pueda acoger en condiciones a mentes inquietas como la suya. Para ello, no tiene más que hacerse mecenas a través de este enlace (Become a Patron!) y contribuir económicamente a un proyecto que emprendo con ilusión, un manojo de dudas y un sinfín de sueños.

Muchas gracias. Siéntase en su casa. Sapereaude!

Close Menu
A %d blogueros les gusta esto: